Las invitaciones que hoy les presentamos, cuentan una historia, no del todo tradicional, pero historia al fin.
No es fácil cuando tus amigos te encomiendan el diseño de sus tarjetas y más aún cuando la única pauta que te dan es que aparezca la cancha de Rosario Central.

Luego de muchas charlas, intentando plasmar cada una de las ideas, llegamos al siguiente resultado.

La invitación está compuesta por varias tarjetas para sorprender al invitado. La tarjeta principal simula un librito. Usamos el colage para mostrar una serie de íconos, objetos y lugares que esconden un significado para ellos fundamental en su relación. Sus momentos más importantes y significativos. Sus idas y vueltas, todo el camino recorrido juntos.

Adicionamos un mapa para llegar al lugar, la lista de regalos, que incluía un sobre para que a los invitados les sea más fácil llevar el dinero. En el salón había un buzón para que los invitados ya dejen el sobre. Finalmente, una tarjetita para confirmar asistencia.

Todas las piezas las colocamos sobre un mullido colchón de papeles de seda en lila y violeta ( los colores elegidos y que luego iban a aparecer en todos los detalles de la boda), dentro de una cajita. La atamos con un cordel con una tarjetita para colocar el nombre del invitado y un dije corazón. ¡Vualaaaá! Tarjeta lista para entregar. Una invitación un poco bultosa pero ¡Qué linda quedó!

En la fiesta toda la papelería se hizo con los mismos tonos. Números de mesa, lugar de sitio, menú, libretitas para dejar mensajes y las tarjetas de agradecimiento que las colocamos sobre el plato.

ideas originales

Las libretitas mesa por mesa fueron un hit. Es una linda alternativa al libro de firmas, que muchas veces los invitados con el cachengue se olvidan de ir a firmar y dejar un lindo mensaje. Además es súper práctico el tamaño para luego guardar.

Espero que hayas disfrutado el relato, como nosotros al trabajar en éste proyecto.

Bonus Track 😉

Para la ceremonia le preparamos una almohadita personalizada, en los tonos que elegimos para todos los detalles de la fiesta. Linda idea ¿no?